Herman Leonard, el gran fotógrafo del jazz

Se ha dicho que sus fotografías son la mejor representación visual del jazz, y sin embargo, la obra Herman Leonard pasó desapercibida para el gran público durante décadas, hasta que a finales de los años 80s del siglo XX una gran exposición y varios libros lo dieron a conocer en todo el mundo.

hermanleonard2

Sus inicios

Desde muy joven tomó la cámara y estudió la carrera de fotografía, además de trabajar como ayudante con el gran retratistas Yousuf Karsh. Se mudó a Nueva York como fotógrafo freelance y allí comenzó a documentar la escena del jazz, que en ese momento contaba con estrellas tan legendarias que no es necesario ponerles apellido para reconocerlas: Ella, Billie, Miles, Duke, Dizzy, Frank. En realidad Leonard nunca tuvo la idea de llevar a cabo una serie con su trabajo. Simplemente le gustaba el jazz, no podía pagar la entrada y el consumo en esos clubes y les ofrecía a los dueños fotos para los carteles, a cambio de que lo dejaran entrar.

hermanleonard5

Las fotos de Jazz

Las fotos de jazz en aquella época le interesaban a muy pocas personas, así que cuando Leonard se volvió un exitoso fotógrafo de revistas se mudó a París y guardó en una caja de cartón sus fotos. Cuando se cansó del frenético ritmo de vida de los fotógrafos de celebridades se retiro a Ibiza, en España, donde pronto se quedó sin dinero y fue entonces cuando tuvo la idea de promocionar aquellas fotos que todavía guardaba en una caja.

El libro y la exposición subsecuente fueron un éxito y le permitieron comprar una casa en Nueva Orleans, para pasar sus últimos años en la cuna de la música que tanto amó. En el 2005 el hucarán Katrina inundó su casa y destruyó 8 mil impresiones de su colección, pero sus negativos se salvaron.

Herman Leonard fotografía festival de fotografía jazz
hermanleonard7
hermanleonard1
MANDITORY CREDIT ONE TIME USE ONLY WITH CREDIT FOR OBIT ONLY
hermanleonard4

Leonard llegó a su estilo de film noir por la necesidad. Mientras otros fotógrafos llevaban cinco o seis luces para iluminar un escenario él sólo tenía dos, por eso sus fotos adquirieron ese aspecto de luz de luna. Fotografiar a los músicos en acción en esa época era muchísimo más difícil que ahora. Él usaba una cámara Speed Graflex, de placa, que sólo permitía dos disparos consecutivos y no tenía autoenfoque ni visor. Gracias a su trabajo hoy podemos ver en acción a los músicos que hicieron del jazz un arte a mediadios del siglo XX.

Para saber más de él puedes ver su página web.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

XIII Festival de Fotografía fotofestín#ff21mx

Participa en el XIII Festival de Fotografía fotofestín, transmitiremos un programa lúdico y formativo con conferencias, clases, ejercicios fotográficos y más ¡Hazlo ahora! Regístrate gratis para obtener todos los detalles y beneficios especiales.

Comienza tu registro ahora: