El director de fotografía italiano, Tonino Delli Colli, colaboró con realizadores como Federico Fellini o actores como Clint Eastwood, donde encontramos más que en la iluminación y en las magnificas tomas, sentidos en la imagen que representan los conceptos ideales para entender al cine de arte, como bien recordamos en la película La vida es bella o En el nombre de la rosa.Colli2

En 1939, con apenas 16 años, empezó a trabajar en estudios de Roma como ayudante en rodajes, aunque su pasión por la imagen lo llevó rápidamente a adentrarse en el mundo de la fotografía.

Colli3

Su debut como director de fotografía fue en 1943 con Finalmente sí, del húngaro Ladislao Kish. A partir de ese momento se convirtió en un asiduo de los grandes nombres del cine italiano.

Colli1

También colaboró en producciones de directores de diversos países, como El nombre de la rosa (1986) de Jean Jacques Annaud; Lunas de hiel (1992), de Roman Polanski, o Historias extraordinarias (1968), a las órdenes de Louis Malle.

Colli6

Películas con las cuales ha demostrado que las escenas son primordiales para los sentidos ideáticos en los filmes.

Colli5

En el año 1952, Delli Colli fue el director de fotografía que filmó la primera película italiana en color: Toto a colori. Pero antes de ello, ya se había convertido en el máximo exponente de la fotografía en blanco y negro. Fue el fotógrafo del corazón del neorrealismo, de la luz natural, sin artificios, lejos de los estudios.

Colli4

Maestro consciente de que la práctica y no de las escuelas, generan a los grandes en cualquier profesión, declarando antes de su muerte:

«Durante mucho tiempo trabajé como aprendiz, algo que ya no existe; la artesanía ha desaparecido y hoy los jóvenes estudian en escuelas; cuando se gradúen, quizá se llamen directores de fotografía».

Artículos Relacionados