¿Cuántas veces hemos oído decir  «persigue tus sueños»? Al parecer la  húngara Sarolta Bán se lo tomó muy literal, y pasó de ser diseñadora de joyas a tomar una cámara fotográfica para crear sus sueños gracias a la manipulación digital en sus fotografías.

Nació el año de 1982 en Budapest. Fue muchos años después cuando por accidente se encontró con la fotomanipulación  y desde ese momento no la dejó nunca. Su principal actividad es crear imágenes oníricas que bien pueden ser sacadas de las historias de Stephen King, Lovecraft o Allan Poe. Bán define su trabajo como fotomontajes surrealistas.

Pero, ¿quiénes son los protagonistas de sus imágenes? A eso responde en su página web: «me gusta usar objetos cotidianos, combinándolos puedo convertirlos en historias y darles personalidad». Fue reconocida en 2011 por la revista Elle como Mejor Talento Joven y ha tenido exposiciones en países como Hungría, su país natal, Londres, Francia, Polonia y Japón.

Respecto a la manipulación digital Sarolta tiene un punto de vista muy particular: «creo que la fotomanipulación es algo totalmente diferente, con esencia en sí misma como la pintura o el dibujo – aún perteneciendo a la fotografía -. Aunque realmente no pienso en mi mismo como fotógrafa, pienso en algo distinto».

Su trabajo es el resultado de un correcto manejo de la manipulación digital así como de las fotografías que utiliza. Con una visión muy artística demuestra que la manipulación digital no sólo es quitar la «pancita» en las modelos de revistas, sino que con trabajo y dedicación se pueden conseguir piezas únicas, originales y, en este caso, surrealistas, que al ojo humano le da una buena jugada y pueden llegar a pasar como reales.

Las obras de Sarolta Bán quedan a la interpretación de cada persona dependiendo de su relación de significado-objeto y como dice: «siempre espero que el significado de mis imágenes sea amplio, abierto, que de alguna manera cada persona que las ve pueda transformarlas de una manera propia».

Si quieres saber más de ella y su trabajo aquí está su flickr, su página web.

No soy muy buena hablando de mí misma prefiero que las imágenes ‘hablen’.


portada

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.